Fotografía por: Emmanuel Lubezki

"Disparando"

CARTA DE VIDA

Mi trabajo se ha movido siempre en la periferia del cine, la televisión y la industria del arte; en un espacio abierto por las nuevas tecnologías y la creación digital. Tras casi 15 años de investigación, he abordado el videoarte, la animación, el live cinema, el videoclip, la videoinstalación y el videoperformance. Extrañamente, todas estas experiencias me han vuelto siempre al mismo lugar. Ahora entiendo que mi búsqueda ha sido siempre en torno al lenguaje audiovisual sin fronteras ni territorios; sin títulos ni categorías.

Mi búsqueda inicia en 93 con Rafael Corkidhi, de quien aprendí no sólo el dominio de la herramienta sino la visión en gran angular del panorama videográfico; a su lado redescubrí el mundo a través de la cámara de video. Mi proceso de aprendizaje continuó en el Centro Multimedia, del Centro Nacional de las Artes; un lugar que me marcó para siempre, fue ahí donde decidí ser artista; esta resolución que para muchos es casi automática, para mi fue un verdadero cambio de piel.

En el 2000 fundé el colectivo TECH-MEX con Roberto López que dio proyección nacional e internacional a mas de 50 videastas mexicanos en países como Estados Unidos, Canadá, Colombia, España, Francia y China.

En 2008 la videodanza irrumpió en mi vida y al lado de coreógrafos como Gilberto González, Raúl Parrao y Evoé Sotelo, comenzó una investigación que por años postergué y que tenía que ver con los paradigmas que resultan del encuentro entre el cuerpo y la cámara.

En 2013 me divorcié y la determinación de la madre por impedir todo contacto con Nicolás, mi primer hijo, he tenido que replantear mi vida entera. Mi obra se ha volcado en recuperar a mi hijo y, aunque aun no lo logro, he empezado a tejer un nuevo cuerpo de obra que tiene que ver con el tema de la paternidad, el odio, el amor, el abandono y la resiliencia humana.

 

A. Salomón

20 Julio 2017